Primera página>Muy recomendado

Una china vendedora de leche

Source:China Hoy Author:SOFÍA TIAN
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

Sofía Tian promueve la leche de Conaprole en China y Asia.

Cuando me presento, siempre le pregunto a la gente: “¿Sabes qué significa Sofía?”. Muchas veces me dicen que no, así que les explico muy orgullosa: “Sofía proviene de la palabra ‘filosofía’ y significa ‘amar la inteligencia’. Así que Sofía significa inteligencia. Curiosamente, la palabra ‘inteligencia’ también está presente en mi nombre en chino: Wenjing (文静). Wen (文) significa ‘inteligencia’ o ‘civilización’, mientras que Jing (静) significa ‘tranquilidad’.

México y Uruguay tienen una gran importancia en mi vida. Fui a estudiar a México cuando tenía 21 años, en 2006, y desde hace cinco años trabajo como representante en China de Conaprole, la empresa láctea más grande de Uruguay y de Latinoamérica. Mi vida está muy vinculada a la región latinoamericana. Así que me he acostumbrado a hablar de “nosotros” al referirme a Uruguay y a Latinoamérica.

Estoy muy agradecida con México y lo considero como mi segunda patria. Estudié en el CEPE, el Centro de Enseñanza para Extranjeros de la UNAM, la mejor universidad de México. Vivir sola fuera de mi país me obligó a crecer. Aprendí a cocinar, a lavar mi ropa, a cuidarme y a controlar mis emociones. Esa experiencia me abrió los ojos y me orientó a ver el mundo desde diferentes perspectivas.

Después de graduarme en la UNAM, hice prácticas en Bancomex y, finalmente, trabajé para PROMEXICO durante siete años. Trabajar en PROMEXICO fue muy interesante. Tuve la oportunidad de conocer muchas empresas chinas, intenté promover productos mexicanos y atraer inversión china a México.

La experiencia en instituciones del Gobierno mexicano me enseñó, entre otras cosas, cómo tratar con la gente y cómo trabajar con eficiencia. Comencé siendo secretaria y llegué a ser la encargada de la oficina.

A finales de 2013 decidí no renovar mi contrato laboral. El motivo fue muy sencillo: me preocupaba que, una vez renovado el contrato, no tendría el coraje para dar un salto adelante. Por eso renuncié, pero no podía quedarme en casa sin hacer nada. Tenía claro que no debía perder mi tiempo y así fue que comencé a estudiar una maestría en la Universidad Renmin. Siempre recuerdo las palabras que me dio el presidente de la empresa china Beiqi Automotive, Dong Haiyang: “La mejor inversión es invertir en ti mismo”. Estudiar una maestría no representa un gasto menor, cuesta mucho dinero. En aquel momento, pensé que con ese dinero podía intentar pagar la primera cuota para comprar una casa o podía invertirlo en mí misma. Tomé la decisión basada en dos elementos: uno, las palabras del señor Dong y, dos, no tenía suficiente dinero para comprar una casa en Beijing.

Cuando pasé el examen de admisión, justo antes de empezar a estudiar a tiempo completo en la Universidad Renmin, me llamó un amigo y me ofreció un trabajo en Conaprole. Él me dijo que era una empresa muy importante en Latinoamérica y que entendía mi interés por buscar un cambio en mi vida laboral. Le agradecí mucho la información, pero no mostré mucho interés en la oferta. Ni siquiera sabía dónde estaba Montevideo, la capital de Uruguay. Pero así es la vida: nunca sabes cuál será tu próximo destino. A fin de no aburrirme estudiando a tiempo completo, acepté el trabajo. Me preparé para enfrentar todos los retos: inicié un trabajo nuevo, estudiaba hasta las 11 de la noche y sacrificaba todos mis fines de semana. Pero así soy yo. Mientras más llena está mi agenda, más contenta y satisfecha me siento, porque siento que no pierdo tiempo en la vida.

Durante una feria de productos lácteos en Asia promoviendo a Conaprole. Fotos cortesía de la autora.

La mejor empresa de Uruguay

Conaprole es el exportador más grande de todo Uruguay y también es el exportador más grande del sector lácteo de toda Latinoamérica. En esta empresa me tratan muy bien, con mucha confianza y mis colegas uruguayos me brindan mucho apoyo. Los retos de mi trabajo se dan sobre todo en el campo exterior. En el mercado chino, específicamente en el sector lácteo, Fonterra, de Nueva Zelanda, es el jugador más importante. Fonterra es el productor y exportador de productos lácteos más grande del mundo. Se ha dedicado al mercado chino por más de 30 años y ocupa más del 70 % de las importaciones que realiza China. Además, en cierta manera, tiene el derecho de decidir el precio para el mercado chino. Muchos chinos lo toman como estándar de este mercado.

Conaprole, por su parte, proviene de Uruguay, uno de los países más alejados de China, a una distancia cercana a los 19.000 km, y con un idioma que es tan diferente, el español. Muchos de mis amigos chinos conocen más acerca de Europa, Oceanía o Estados Unidos que de Latinoamérica, y no tienen una imagen tan positiva como la que tienen de Oceanía y Europa cuando piensan en alimentos. Hasta el día de hoy, Conaprole lleva 10 años cultivando su presencia en el mercado chino, y todavía falta mucho por hacer para que los chinos veamos, en este sector, a Nueva Zelanda y Latinoamérica como iguales. Por eso, cuando queremos vender aquí, muchas veces los compradores chinos no quieren pagar el mismo precio que le pagan a Nueva Zelanda, a pesar de que reconocen la calidad de nuestros productos.

Siempre les digo a mis colegas del sector lácteo de Nueva Zelanda: “Ustedes en este mercado son como elefantes y nosotros somos mosquitos, no hay cómo comparar el tamaño de nuestros negocios. Ustedes cierran un trato de 5000 toneladas de leche en polvo, mientras nosotros estamos negociando la compra de un contenedor equivalente a 25 toneladas”. Cambiar la percepción de los compradores chinos no es fácil, ni es una tarea que se finalice de un día para otro. Eso sí, tenemos mucha paciencia para seguir luchando y, además, un carácter que nos identifica en el mundo hispanohablante, con alegría y entusiasmo. Por eso, podemos trabajar con más esperanza.

Una actitud alegre y positiva

En noviembre de 2018, se celebró en Shanghai la Exposición Internacional de Importaciones de China. El presidente Xi Jinping hizo un llamado a diversificar los proveedores de China, dando la bienvenida a empresas de todo el mundo. Por otra parte, en vista de la creciente salida de jóvenes chinos al mundo, creo que en el futuro más chinos conocerán mejor a Latinoamérica. Si conocemos más esa región, se generará más confianza y eso es algo positivo para los negocios, especialmente para China que está desarrollando rápidamente sus industrias y necesita muchos recursos naturales. Esto es lo que tiene Uruguay y el resto de países latinoamericanos. En muchas ocasiones, les reitero a mis amigos chinos que hay que apreciar y agradecerle mucho más a Latinoamérica porque, antes de la dinastía Ming, en China no teníamos tomates, papas, maíz, chile ni muchos otros productos que provienen de esa región. Tenemos que acercarnos a Latinoamérica con una perspectiva más positiva.

Las personas como yo, que vivimos entre la cultura china y la cultura latinoamericana, somos un importante puente entre las dos partes, y debemos multiplicar nuestros esfuerzos para que ambos puedan acercarse más. Esto lo tomo como mi meta de vida, con el deseo de seguir yendo y viniendo entre estas dos culturas y con la idea de alcanzar un entendimiento más profundo. Si manejamos el chino, el español y el inglés, podemos comunicarnos con casi todo el mundo.

Así que esta soy yo, una china vendedora de leche que presta atención a asuntos de interés global y relacionados con China. América Latina es una región colorida y hermosa que, al igual que China, tiene muchos años de historia y civilización. Ojalá podamos contagiarnos de su actitud alegre y positiva.

*Sofía Tian es la representante de la empresa uruguaya Conaprole en China.

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号