Primera página>Análisis

La visita del canciller Ebrard a China

Source: Author:MICHAEL ZÁRATE
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño

El 30 de junio, un día antes de que el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, comenzara su visita oficial a China, el subsecretario de Relaciones Exteriores de dicho país, Julián Ventura, daba pistas en un artículo publicado en el diario El Universal sobre la importancia que tenía aquel viaje. “Forma parte de la estrategia de México para profundizar sus vínculos en Asia-Pacífico y diversificar de manera inteligente sus relaciones económicas”, indicó Ventura, quien también acompañó a Ebrard en tierras chinas.

 

En efecto, como apunta el embajador de México en China, José Luis Bernal, la presencia de Ebrard se explica por la decisión del país latinoamericano de promover una agenda comercial que priorice la diversificación de mercados, la innovación de su base productiva y la inclusión de nuevos actores y sectores en sus flujos comerciales. “En este contexto, consideramos que la relación con China es de importancia crecientemente estratégica”, dijo Bernal a China Hoy.
2 de julio de 2019. Reunión entre el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, y el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en Beijing.
Una nueva agenda de oportunidades

 

Es así como el 1 de julio pasado, tras encabezar la delegación mexicana en la Cumbre del G20 en Osaka (Japón), el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, llegó a Beijing para reunirse, en primer lugar, con el vicepresidente de China, Wang Qishan, a quien expresó la voluntad mexicana de impulsar la Asociación Estratégica Integral, acordada con China en junio de 2013. No era la primera vez que se veían, pues ambos habían coincidido anteriormente cuando Wang desempeñaba el cargo de alcalde de Beijing (2004-2007) y Ebrard era jefe de gobierno de la Ciudad de México (2006-2012).

 

Horas después, el canciller Ebrard presidió en la sede de la Embajada de México el seminario de negocios “México y China: Una nueva agenda de oportunidades económicas”, que contó con la presencia de más de 70 representantes de agencias gubernamentales, empresas chinas y mexicanas, instituciones financieras, cámaras empresariales, entre otras organizaciones. “El evento permitió transmitir a actores clave de la relación bilateral cuál es la nueva estrategia de colaboración económica que el Gobierno de México busca impulsar con China en los próximos años”, manifestó Bernal.

 

Durante dicho seminario se destacó la experiencia de empresas mexicanas en China, como el emblemático caso del Grupo Bimbo, así como el desempeño de firmas chinas en tierras mexicanas, como la tecnológica Hisense, cuya mayor planta en el exterior se encuentra en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua, y que en 2015 adquirió otra en Tijuana para desde allí exportar a Estados Unidos, Canadá y América Latina.

 

“En el seminario observamos un profundo interés de las empresas chinas por intensificar la agenda económica bilateral mediante mayores oportunidades comerciales y nuevos proyectos de inversión en los sectores automotriz, eléctrico-electrónico, aeroespacial, energético y de servicios”, precisó el embajador Bernal, quien pudo registrar también un gusto entre los participantes chinos por los destinos turísticos mexicanos, teniendo en cuenta el lugar de México como séptimo país más visitado del mundo, su conectividad aérea con China y las mayores facilidades en materia de visas para los ciudadanos chinos.

 

México apunta a la CIIE en Shanghai

 

Al día siguiente, 2 de julio, la agenda del canciller Ebrard comenzó con una reunión con el ministro chino de Comercio, Zhong Shan, con quien evaluó los sectores económicos que México desea impulsar prioritariamente con China durante el sexenio del presidente Andrés Manuel López Obrador. “De manera específica” –apuntó Bernal– “se mencionó el papel que la inversión productiva tiene en la generación de empleo, la promoción de la innovación, el fortalecimiento de las cadenas de valor y el desarrollo económico y social de nuestros países”.

 

El diplomático destacó que México es hoy en día un país atractivo para la inversión, no solo por ser una de las principales economías del mundo (la segunda en América Latina), sino también por ser una potencia manufacturera, logística y exportadora, que cuenta además con una amplia red de acuerdos comerciales. “Si bien China es el tercer inversionista de Asia en México, aún hay un gran potencial que debemos desarrollar en este ámbito en colaboración con el Gobierno y las empresas chinas”, expresó.

 

Como lo destacó en aquel artículo en El Universal el subsecretario Julián Ventura –quien, dicho sea de paso, fue también embajador de México en China–, el comercio entre ambos países puede crecer aún más “si facilitamos el acceso a los mercados y generamos un mayor balance”. Precisamente, una oportunidad para ir alcanzando esos objetivos es la segunda Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE, siglas en inglés), que se desarrollará en noviembre próximo en Shanghai y en la cual México volverá a participar. De hecho, el ministro Zhong Shan aprovechó la reunión con el canciller Ebrard para extenderle una invitación. Cabe recordar que México fue uno de los países invitados de honor de la primera CIIE, en noviembre del año pasado, y que el propio Marcelo Ebrard estuvo presente entonces en su calidad de secretario de Estado designado, justo cuando Andrés Manuel López Obrador se preparaba para asumir el mando presidencial.

 

El embajador Bernal aseguró que México alista para este año una presencia sustantiva en la CIIE. “Este destacado evento comercial representa un espacio adicional para facilitar el contacto entre los empresarios de ambos países, identificar oportunidades comerciales, concretar negocios y seguir intensificando nuestros intercambios”.
28 de mayo de 2018. Firma de un memorando de entendimiento entre el gobierno del estado mexicano de Coahuila y una empresa china. Fotos de Cnsphoto

 

 

Respaldo al libre comercio

 

Punto final de la visita de Ebrard fue la reunión de trabajo con el consejero de Estado y ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, con quien se acordó una hoja de ruta para los próximos cinco años. Entre las acciones definidas en esa hoja de ruta –detalló Bernal a China Hoy– figuran el impulso de encuentros entre los jefes de Estado y la celebración de reuniones de la Comisión Binacional Permanente, de los mecanismos de consulta y de grupos de alto nivel; el fortalecimiento de las relaciones económicas en materia de comercio, inversión, turismo y conectividad; y una mayor cooperación en educación, ciencia, tecnología, innovación y cultura.

 

En la rueda de prensa ofrecida por ambos cancilleres, Ebrard subrayó la necesidad de que México y China acerquen posturas para fortalecer su cooperación. “Tenemos la obligación de trabajar juntos para hacer frente a los grandes retos globales”, aseveró Ebrard. “Podemos y debemos construir consensos, por ejemplo, en el fortalecimiento de los organismos multilaterales, el avance en la acción climática del mundo, o en el que sean escuchados todos los países en igualdad de circunstancias”.

 

Por su parte, el canciller Wang Yi, quien aceptó la invitación de visitar próximamente México para copresidir la VII Reunión de la Comisión Binacional, saludó que ambos países coincidan en oponerse al unilateralismo y el proteccionismo. “La globalización desarrolla un futuro de apertura, inclusión y beneficio mutuo”, recalcó.

 

En ese sentido también se pronunció el embajador José Luis Bernal, quien sostiene que el desarrollo económico y social de México en las últimas décadas no puede explicarse sin tomar en consideración los acuerdos comerciales que ha suscrito con países de muy diversas latitudes. “México es un país comprometido con el libre comercio y con un sistema multilateral de comercio basado en reglas”.

 

Bernal expresó, además, que México hace votos para que –dentro de las fricciones comerciales que afrontan– China y Estados Unidos logren un acuerdo mutuamente conveniente y benéfico para la economía y el crecimiento mundial. Estados Unidos y China son los dos mayores socios comerciales de México, por lo que, agregó el diplomático, “cualquier acontecimiento en estas dos economías tiene un reflejo inmediato en la economía mexicana”.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号