Primera página>Análisis

El agua como instrumento de paz

Source: Author:DANILO TÜRK*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 Durante muchos años, la falta de agua potable ha formado parte de la lista de riesgos globales. El panorama básico es terriblemente familiar: en la actualidad, cerca de 20.000 millones de personas carecen de acceso a agua potable segura y la mayoría vive en regiones del mundo empobrecidas, a menudo violentas. Los expertos están de acuerdo en que para mediados de este siglo, alrededor de 40.000 millones de personas, un 40 % de la población mundial, vivirán en zonas donde escasea el preciado líquido. Todo ello exacerbará la situación de la seguridad alimentaria y aumentará el desamparo de grupos vulnerables.

 

Algunos de los conflictos armados contemporáneos han demostrado que los recursos hídricos y las obras infraestructurales se convierten frecuentemente en objetos de ataques deliberados o en armas de guerra. Los de Siria, Irak, Libia, Yemen y, anteriormente, Somalia y Darfur, han causado grandes sufrimientos a las poblaciones civiles privadas de agua y en medio de la guerra.

 

En tiempos de paz se debe hacer más para abordar este problema. El agua es un recurso compartido. Los países que comparten ríos, lagos y aguas subterráneas tienen razones para compartir. Sin embargo, la cooperación internacional no ha progresado lo suficiente. Existen 286 cuencas acuíferas compartidas en el mundo que involucran a 146 países, pero solo 84 de estas tienen entidades de gestión conjuntas. La situación de los acuíferos subterráneos es aún más preocupante. Hay menos de diez acuerdos sobre cooperación transfronteriza en relación con los acuíferos en la actualidad. Obviamente, queda mucho por hacer.

 

11 de octubre de 2018. El embajador chino en Tailandia, Lü Jian (centro), y Wijam Simachaya (tercero desde la der.), secretario permanente del Ministerio de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Tailandia, luego de firmar el memorando de entendimiento sobre los Proyectos del Fondo Especial de Cooperación Lancang-Mekong en Bangkok. CNSPHOTO
Modelos exitosos en el mundo

 

Al observar la cooperación pacífica sobre aguas transfronterizas, son notables las ventajas de muchos de los modelos existentes en todas las regiones del mundo. En África, la cooperación en el río Senegal, que incluye a Guinea, Senegal, Malí y Mauritania, ha resultado beneficiosa durante cuatro décadas para dichos países y ha generado algunas de las formas más complicadas de cooperación y financiación de proyectos conjuntos. En Europa, la experiencia obtenida en los ríos Rin, Danubio y sus afluentes durante casi dos siglos representa un elemento importante de cooperación pacífica. En el continente americano, hay muchos acuerdos transfronterizos exitosos, tanto en América del Norte y Central como en el Cono Sur. En Asia, el Tratado de las Aguas del Indo ha sido un éxito en las relaciones tensas entre la India y Pakistán. La cooperación Lancang-Mekong ha ayudado a los países del Sudeste de Asia, mientras que la participación más reciente de China ofrece nuevas oportunidades de expandir los beneficios para la población de los países ribereños en agricultura, generación de energía, protección ambiental y fundamentalmente en la erradicación de la pobreza.

 

Según la experiencia, es posible identificar tareas globales tanto para la futura cooperación hídrica transfronteriza como para el apoyo de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales y regionales. Se puede y se debe hacer mucho más para un monitoreo efectivo de las cantidades y la calidad del agua transfronteriza. El intercambio de datos representa una parte importante en este tipo de cooperación. Usar esta información para crear políticas sabias y cooperativas a nivel nacional e internacional es otra forma de cooperación.

 

La alianza de aguas transfronterizas es una cuestión de gobernanza que se concentra a nivel nacional y local. Por lo tanto, se debe encontrar un equilibrio cuidadoso entre las demandas identificables globalmente y los niveles de gobernabilidad alcanzables localmente. Gobernanza significa coordinación dentro de los países ribereños y entre ellos. Las decisiones en estos asuntos se toman esencialmente dentro de los Estados. Sin embargo, existen buenas prácticas en diferentes partes del mundo que incluyen este tipo de cooperación que deben de ser estudiadas y aprovechadas para formular políticas nacionales e inspirar para crear nuevos acuerdos en el sector.

 

También está la cuestión fundamental de las finanzas. Se debe prestar especial atención a la financiación de tales proyectos y a los planes de inversión conjunta para la construcción de infraestructuras. Buena preparación significa la mitad de la victoria. Esto se aplica a la eliminación oportuna de los riesgos y la aclaración de los problemas que deben resolverse para que las instituciones financieras tomen decisiones clave. Esta es la manera de ampliar el “espacio seguro” para la preparación de proyectos en el sector y, lo que es más importante, para hacer que dichos proyectos sean financiables.

 

Finanzas, obviamente, significa dinero. Pero igualmente importante es el aspecto de la diplomacia del agua. Una de las principales tareas de la misma consiste en crear espacios seguros para tomar decisiones financieras sólidas. Al mismo tiempo, debe canalizar la comprensión del valor de la política para la cooperación en el sector. Los líderes políticos se beneficiarán con el asesoramiento que les facilita la decisión de participar en la cooperación de aguas transfronterizas. Este es un elemento importante de la diplomacia pacífica del agua.

 

El momento de aunar fuerzas

 

En nuestro tiempo, la paz requiere mucho más que la simple ausencia de guerra entre los Estados. Hoy requiere una comprensión oportuna de los problemas que podrán crear varias amenazas futuras. Requiere un conjunto de herramientas sofisticadas para la cooperación de seguridad global en el sentido más amplio de la palabra. La cooperación de aguas transfronterizas es una de ellas. No hay tiempo que perder. La comunidad internacional tiene que aunar fuerzas y actuar.

 

Pero la acción requiere liderazgo y China está en una buena posición para ejercerlo. El país asiático no solo se ha convertido en la segunda mayor economía del mundo, sino que ya se encuentra entre los actores más importantes en el campo de la cooperación de aguas transfronterizas. En su territorio nacen varios ríos que abastecen al sur y sureste de Asia. Cuenta con una experiencia importante en la cooperación de aguas transfronterizas. La cooperación Lancang-Mekong mencionada anteriormente es la más visible. Asia Central, una región con grandes demandas de desarrollo y potencial, precisa de la cooperación de aguas transfronterizas para desarrollarse rápidamente. La Iniciativa de la Franja y la Ruta de China y su potencial financiero y técnico representan una gran oportunidad para el futuro. El mundo está ansioso por ver la contribución de China en los próximos años.

 

 
 
*Danilo Türk fue presidente de la República de Eslovenia (2007-2012) y presidente del Panel Mundial de Alto Nivel sobre el Agua y la Paz (2015-2017). Es miembro del Consejo Interactivo y miembro visitante sénior del Instituto Chongyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China.

 

Compartir con:
Editor: Wu Wen Da-->

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号