Primera página>Análisis

La diplomacia y posición mundial de China

2018-06-05 15:38:00 Source:China Hoy Author:WANG LEI*
【Cerrar】 【Imprimir】 GrandeMedianoPequeño
 

 

El pensamiento diplomático de Xi Jinping es la guía de acción de China en un momento histórico clave en el que el país avanza hacia el centro de la arena mundial y materializa la gran revitalización de la nación china, lo que ofrece una garantía ideológica para promover con mayor energía el establecimiento de un nuevo tipo de relaciones internacionales, estructurar una comunidad de destino de la humanidad y desplegar con entusiasmo y espíritu emprendedor la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas. Su pensamiento es una respuesta a las acaloradas discusiones provocadas por el desarrollo futuro de China y la atención mundial al país. Expone la visión de China sobre el orden mundial y su posición en la nueva era, que por su enorme connotación hace una contribución histórica a la teoría de las relaciones internacionales.

 

28 de febrero de 2018. En la Feria Internacional del Libro en Minsk, Bielorrusia, una escritora ucraniana lee la obra Xi Jinping: La gobernación y administración de China. Cnsphoto

 

Cada vez más al centro de la arena mundial

 

El pensamiento diplomático de Xi Jinping, secretario general del Partido Comunista de China (PCCh), define la posición del país en el mundo actual y en el futuro. Xi señaló en el informe del XIX Congreso Nacional del PCCh que “la nueva era es una era en la que nuestro país se acercará cada día más al centro del escenario mundial y hará sin cesar mayores contribuciones a la humanidad”.

 

Tal expresión indica que China “se está acercando cada vez más” al centro del escenario mundial en lugar de “ha entrado” en el centro del escenario mundial. La diferencia entre las palabras “acercarse” y “entrar” define el concepto de desarrollo del trabajo diplomático del país, bajo los rápidos cambios de la actual configuración internacional y la mejora de la posición internacional de China. “Acercarse al centro del escenario mundial” significa que el pensamiento diplomático de Xi es el pensamiento guía más importante para que nuestro país mantenga el ímpetu de desarrollo, consolide y eleve su capacidad internacional de influir, inspirar y moldear, de forma gradual, metódica y planeada y con éxito, en la comunidad internacional. Desde la perspectiva estratégica e histórica, los años 2035 y 2050 constituirán dos importantes hitos en la construcción de un poderoso país socialista moderno que hará significativas contribuciones a la paz y el desarrollo mundiales.

 

Este es un proceso dinámico de desarrollo y de cambios, en el que se debe persistir en la guía del pensamiento de Xi para alcanzar gradualmente los objetivos por medio de la diplomacia china. Ante el actual escenario internacional complejo se formularán más elevados requisitos para el quehacer diplomático de nuestro país en el próximo período. Es preciso apartarse de la arrogancia y las decisiones precipitadas, avanzar con pasos sólidos, y tener plena confianza y un espíritu emprendedor en el trabajo. Se deben evitar los estados de ánimo conservadores, indecisos, temerosos ante las dificultades y arrogantes. Es imperativo demostrar la fuerte firmeza estratégica y la confianza en sí mismo, y tener cuidado con todo tipo de desafíos y trampas de halagos excesivos.

 

La posición de China en el mundo

 

Bajo la guía del pensamiento diplomático de Xi Jinping, la diplomacia de China tiene como objetivo primordial el mantenimiento de la paz mundial y la promoción del desarrollo común. El rápido despegue del país lo ha impulsado a avanzar “gradualmente hacia el centro del escenario mundial”, según la expresión de la disertación diplomática que propone “realizar el sueño chino, la gran revitalización de la nación y continuar haciendo mayores contribuciones a la humanidad”.

 

Por lo tanto, “caminar hacia el centro del escenario mundial” es uno de los objetivos de la concepción de una diplomacia de gran país con peculiaridades chinas. En la etapa actual, todavía hay cierta distancia entre el estatus internacional de China y dicho objetivo. Esta es la actitud básica que deberíamos tener después de reflexiones objetivas tranquilas. También es una determinación importante del pensamiento diplomático de Xi Jinping sobre la posición internacional de China. En el Informe del XIX Congreso Nacional del PCCh, señaló: “Hemos de comprender también que el cambio de la contradicción principal de nuestra sociedad no ha alterado nuestro juicio sobre la etapa histórica en la que se encuentra el socialismo de nuestro país, pues no se han modificado ni nuestra condición nacional básica, la de que nuestro país aún se halla y permanecerá largo tiempo en la etapa primaria del socialismo, ni nuestro estatus internacional de mayor país en vías de desarrollo”.

 

El “escenario central mundial” en vez del “centro del escenario mundial” es también un juicio importante del pensamiento diplomático de Xi sobre el estatus de China en el mundo. Esta ideología refleja plenamente la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas. Después de alcanzar el objetivo de la construcción de un poderoso país socialista moderno, China, un gran país que asume sus responsabilidades, procura promover la construcción de un mundo multipolar en el que mantiene junto con los diversos países relaciones de coexistencia armoniosa. No procura ser “el centro del escenario mundial” ni aplica el utilitarismo, ni políticas de fuerza y se opone al hegemonismo.

 

La diplomacia china se basa en la excelente cultura tradicional y la política exterior de China no incluye al hegemonismo y las políticas de fuerza. La diplomacia de gran país con peculiaridades chinas no busca destruir el sistema internacional existente y construir una supuesta nueva hegemonía, sino que pretende trabajar con todos los países en la promoción de la estructuración de una comunidad de destino de la humanidad y la materialización de la prosperidad conjunta. Este es un progreso histórico de la tradicional teoría de relaciones internacionales de Occidente.

 

15 de abril de 2018. Estudiantes provenientes de Ghana, Pakistán, Indonesia, entre otros países, estudian en Jiangsu el tomo II del libro Xi Jinping: La gobernación y administración de China. Cnsphoto

 

La teoría tradicional de las relaciones internacionales

 

La corriente tradicional de las relaciones internacionales de Occidente incluye dos escuelas, el realismo y el liberalismo, así como las variaciones de los mismos. Por ejemplo, las teorías del Estado nacional, la soberanía, el poder, la seguridad, los intereses, el equilibrio del poder en las relaciones internacionales se convirtieron en conceptos básicos de las tradicionales teorías de relaciones internacionales y formaron la base de las relaciones internacionales modernas en Occidente después de “La Guerra de los Treinta Años” a mediados del siglo XVII. Actualmente sigue desplegando un papel importante en los cambios de la configuración internacional y las operaciones políticas.

 

La teoría de las relaciones internacionales tradicionales occidentales refleja fundamentalmente la idea básica de la oposición binaria de la filosofía occidental, lo que resulta en fenómenos no equitativos en las relaciones internacionales, lo que ha conducido a que muchos países formen alianzas políticas y militares. Por esta razón es difícil erradicar las líneas ideológicas y la cruel confrontación entre bloques. Eventualmente el sistema internacional es turbulento. La paz y la estabilidad siempre han sido elementos escasos en la comunidad internacional. Las incertidumbres que enfrenta el mundo, como la inestabilidad, la falta de seguridad, los conflictos, las guerras, el desarrollo y la gobernanza han constituido serias amenazas para la paz y la estabilidad de la comunidad internacional y el desarrollo común de la humanidad. La sociedad humana debe, como Julio César hace más de 2000 años, decidirse a “cruzar el Rubicón”.

 

Bajo este contexto, el pensamiento diplomático de Xi Jinping supera históricamente la teoría tradicional occidental de las relaciones internacionales en los siguientes aspectos. En primer lugar, aboga por construir nuevas relaciones entre las naciones. La esencia es emprender un nuevo camino de intercambios entre Estados, superar la forma de establecer alianzas políticas y militares para procurar poder y seguridad bajo la teoría de las relaciones internacionales tradicionales occidentales. Insiste en romper las barreras ideológicas de la separación entre el líder y los subordinados y la diferencia entre bloques. Aboga por relaciones de colaboración y solidaridad en lugar de alianzas, y la promoción del establecimiento de una red de asociación global.

 

En segundo lugar, se debe promover el establecimiento de un nuevo tipo de relaciones internacionales con la cooperación y el beneficio mutuo como núcleo. Su esencia es superar el marco ideológico de la oposición binaria y romper el yugo de que el Estado solo puede estar en el ámbito de las ganancias absolutas y relativas. Supera el cuello de botella teórico del juego de suma cero, el ganador se lo lleva todo y el desequilibrio de la rentabilidad, teniendo una visión más elevada, a largo plazo y una perspectiva más integral del beneficio mutuo y desarrollo común de la comunidad internacional.

 

En tercer lugar, propone la estructuración de una comunidad de destino de la humanidad. Su esencia es reconstruir el entendimiento básico y la comprensión del sistema internacional. La propuesta supera el pensamiento rígido so pretexto de la tradicional teoría de las relaciones internacionales de Occidente que considera a la sociedad internacional como una sociedad anárquica. Proporciona las ideas correctas para la solución de problemas complejos de seguridad y desarrollo, y de la paz y la estabilidad del sistema internacional, y promueve el desarrollo sano de las relaciones internacionales. Esta es una comprensión innovadora del sistema internacional.

 

La construcción de un nuevo tipo de relaciones internacionales y de una comunidad de destino de la humanidad son los dos conceptos teóricos centrales del pensamiento diplomático de Xi Jinping. Ambos son dialécticos y unitarios, estrechamente relacionados y diferentes en cierto sentido uno del otro. Solo de este modo se puede lograr una comprensión más amplia de dicho pensamiento. Estos dos aspectos responden de forma científica a importantes preguntas como qué tipo de mundo debemos construir, qué tipo de política diplomática necesita China, cómo se desarrollan las relaciones entre países y cómo se explora el futuro del desarrollo de la humanidad.

 

Construir un nuevo tipo de relaciones internacionales es un camino factible y estructurar una comunidad de destino de la humanidad es una búsqueda de valores. El primero abre el camino y crea las condiciones para la última que proporcionará la orientación de los objetivos y planes para el primero. Sin el establecimiento de un nuevo tipo de relaciones internacionales, la comunidad internacional seguirá siendo un sistema “coordinado por un gran país” bajo el control de políticas de fuerza o estabilidad hegemónica. Sin la guía del destino de la humanidad, las relaciones internacionales no podrán abandonar las leyes de la jungla y eliminar las barreras.

 

En resumen, el pensamiento diplomático del secretario general del PCCh, Xi Jinping, es un diseño del más alto nivel en política exterior de China formado sobre la base de un análisis exhaustivo y profundo de la evolución del contexto internacional, y las condiciones nacionales y el estatus internacional de China. Es la orientación del trabajo diplomático de China conforme a las tendencias de la globalización y la democratización de las relaciones internacionales. Bajo la guía del pensamiento diplomático de Xi, la diplomacia de gran país con peculiaridades chinas en la nueva era continuará centrándose en construir nuevas relaciones internacionales y una comunidad de destino de la humanidad, para realizar la gran revitalización de la nación china, promover la paz y el desarrollo de la humanidad, y el hermoso ideal del desarrollo común del pueblo chino y de toda la humanidad.

 

 
 
*Wang Lei es profesor asociado del Instituto de Gobernanza de la Universidad Normal de Beijing, investigador de la Academia China de Desarrollo Social y Educación, y director del Centro de Cooperación de los BRICS.

 

Compartir con:

Copyright © 1998 - 2016

今日中国杂志版权所有 | 京ICP备:0600000号